domingo, 15 de marzo de 2015

#Reseña 27 - Las viudas de los jueves - Claudia Piñeiro

Nombre: Las viudas de los jueves
Autor: Claudia Piñeiro 
Año: 2005
Editorial: Alfaguara
ISBN950-782-715-3
N° de páginas: 318
Género: Novela. Ficción. Drama. Hispánica.
* Adaptada cinematográficamente

Sinopsis: Detrás de las altas paredes perimetrales, más allá de los portones reforzados por barreras y flanqueados por garitas de vigilancia, se encuentra Altos de la Cascada. Afuera, la ruta, la barriada popular de Santa María de los Tigrecitos, la autopista, la ciudad, el resto del mundo.
En Altos de la Cascada viven familias que llevan un mismo estilo de vida y que quieren mantenerlo cueste lo que cueste. Allí, en el country, un grupo de amigos se reúne semanalmente lejos de las miradas de sus hijos, sus empleadas domésticas y sus esposas, quienes excluidas del encuentro varonil, se autodenominan, bromeando, «las viudas de los jueves».
Pero una noche la rutina se quiebra y ese hecho permite descubrir, en un país que se desmorona, el lado oscuro de una vida perfecta.

«Una novela ágil, escrita en un lenguaje perfectamente adecuado al tema, un análisis implacable de un microcosmos social en acelerado proceso de decadencia» José Saramago

«Una novela coral, sólida y solvente, con un agudísimo retrato psicológico y social, no sólo de la Argentina de hoy sino del mundo acomodado occidental»Rosa Montero

«Una historia atrapante, de ritmo cinematográfico, sobre una clase social a la cual desnuda sin piedad, con la contundencia del impacto en el estómago»Eduardo Belgrano Rawson

«Sería una lástima que la espesura del bosque editorial dejara en sombra un libro tan importante como éste.» Ernesto Calabuig, El Cultural

La historia , en cuestión, se centra en la vida de cuatro familias: Mavi y Ronie Guevara, Teresa y el Tano Scaglia, Lala y Martín Urovich y Carla y Gustavo Masotta.
La novela muestra la vida dentro del country a partir del punto de vista de estas cuatro familias, familias amigas con muchas cosas en común. 

A través de ellos conocemos cómo es el country, entendemos que es una ciudad aparte, un país aparte. Al country no llega la delincuencia, no llega el problema de la droga, no llega la desesperación de la gente de afuera ( o al menos eso es lo que parece). El country es el lugar paradisiáco al cual las familias recurren para escapar del caos de la ciudad, buscando un lugar seguro para criar a sus hijos y un lugar donde vivir tranquilos (sin recordar el trabajo, las obligaciones, los problemas ajenos) y conseguir la felicidad. El country es ese lugar donde se ven las estrellas en las noches, donde los parques son paraísos, donde se cambia el pasto en cada temporada para no llegar a ver pasto amarillo, un lugar rodeado de cámaras, altos muros y alambrados.
Con esta descripción el country es el lugar ideal y de alguna forma a todos nos gustaría vivir en un lugar así...

Pero la vida en el country no es tan perfecta como parece. Poco a poco vamos conociendo la rutina de las personas, vemos cómo juega el dinero, la posición social, la imagen propia frente a los vecinos y como todo es inundado por la monotonía...y, de alguna forma, los problemas del exterior comienzan, poco a poco, a filtrarse en el perfecto country "Altos de la Cáscada". 
Debo admitir que no tenía idea de la existencia de esta novela, sólo la vi en el estante, vi la tapa verde, vi ese título extraño, leí la sinopsis y la quise leer. 

Es una novela fácil de leer, la autora utiliza un lenguaje simple y una narración de corrido, de manera que todas las situaciones lleguen al lector como una especie de corriente de agua, es decir, las palabras fluyen sin ningún esfuerzo y cada descripción nos remite a imágenes claras.
Esta forma narrativa me gustó mucho, hace que la historia ocurra frente a los ojos del lector sin ningún esfuerzo, sin ocasionar pérdidas y tener que volver a leer lo anterior. 

Por otro lado, es una novela que se sitúa en una época especial para la historia
contemporánea argentina y, de alguna manera, para la uruguaya también. La novela se desarrolla en la época más o menos en el medio de los años 1999 y 2002, es decir desarrollo y auge de una de las mayores crisis económicas de la época. Una época en la que la economía era inestable, las personas (ricas o pobres) se encontraban en la incertidumbre total y cada uno buscaba su solución. A ello también se le añada (como a cualquier crisis) una creciente crisis social, una sublevación de la población, "piquetes", olas de robos masivos por parte de la población por el miedo a quedarse sin abastecimiento de comida, deudas enormes e ingresos mínimos. 

Pues, en medio de esta crisis la autora crea "Altos de la Cascada" un lugar de perfección. 
Poco a poco los coletazos de la crisis comienza a llegar a estas familias, comienzan a perder el trabajo, comienzan a verse tapados de deudas y se ven imposibilitados de pagarlas. Frente a esta incómoda situación, los hombres de la casa no saben como afrontarla, no saben cómo hacérsela saber a sus familias y mantienen su crisis financiera en secreto y tratan de mantener las apariencias hasta que sus cuentas bancarias se los permitan. 
En los hombres como el Tano, Martín, Ronie y Gustavo se comienza a generar una crisis más allá de la económica, no saben cómo afrontar a sus esposas, no se ven capaces de defraudarlas, no se ven capaces de quitarles todo lo que para ellas es tan importante (los servicios que ofrece el country a sus socios, el colegio privado de sus hijos, sus medios de recreación, sus casas de veraneo o, incluso, sus casas en el country) por más superficial que ello parezca. 
Yo creo que les termina dando una especie de crisis de orgullo, se sienten impotentes ante una situación que no pueden controlar, porque es una crisis del país, no pueden hacer nada (los bancos están cerrados y tienen que vivir con lo que se tenga a mano, y mientras las deudas van aumentando porque ellas no se detienen). 
Personalmente, si fuera hombre, y fuera el sustento de mi familia, realmente también me sentiría impotente, y principalmente hace más o menos 15 años, el sistema patriarcal en el que el hombre era el sustento de la casa aún estaba vigente. 
De alguna forma logré conectarme con cada uno de los hombres protagonistas, porque son personas que tratan de solucionar sus problemas de forma autónoma y mantener su apariencia dignamente (en parte para no quedar mal ante la sociedad, pero en parte para no defraudar a sus propias familias, lo cual es claramente entendible). 

Creo que, de alguna forma, la solución que encontraron los hombres (el Tano, Gustavo y Martín) a su situación fue original. Al principio me sorprendió...pero luego, adentrándome en la historia, conociendo a cada uno de ellos y conociendo la coyuntura del país, de alguna forma la entendí (no voy a revelar cuál fue lo ocurrido). Aunque también entendí la decisión final del personaje de Ronie. Él no siguió a sus amigos y tomó un camino diferente, creo que un camino igual de admirable, digno y respetable.
Es que la situación en la que se encuentran es una situación límite, una situación que puede desencadenarse en cualquier otra situación porque realmente es una situación compleja, muy compleja. Es una situación que únicamente va a solucionarse de acuerdo al modo de ver la vida de las personas y los personajes, y cuestiones únicamente subjetivas. 

Por otra parte la autora logra a la perfección describirnos la superficialidad, la apatía y la monotonía de vivir en el country; por momentos me preguntaba cómo hacían los personajes para vivir en ése lugar tan insípido, aburrido y, por momentos, triste. Es que es un lugar en el que se trata de detener el tiempo y ni siquiera la naturaleza puede llevar tranquila su curso; el mantenimiento de las apariencias y el status social es la mayor meta. También me pareció triste porque, al fin y al cabo, las personas no lograban conocerse a fondo, sino que sus relaciones se basaban en sus apariencias; y también por el distanciamiento entre padres e hijos, dejándonos claro que el dinero y las satisfacciones a nivel material no lo son todo. 

En fin, creo que es una novela que logra hacernos pensar sobre lo que realmente queremos de nuestras propias vidas y de lo que somos capaces para mantenerlas de acuerdo a nuestros propios ideales. Pero también nos hace reflexionar sobre lo qué queremos para nuestras personas amadas, qué uno quiere para su pareja, para sus hijos, sus amigos y su comunidad. Al principio puede parecer un tema frívolo el de la vida de cuatro familias en un country, pero realmente es una novela muy recomendable. Es una novela que no pasa de moda y que realmente hace reflexionar al lector. 

Personalmente me siento muy feliz de poder reseñar esta novela (que ha sido una sorpresa)porque puedo transmitirles una historia que trata de las prioridades de la vida, de elegir el propio estilo de vida y de los valores que van a regir en ella. Ellos son temas muy actuales, muy interesantes y universales.
Muchas gracias por leerme.

4 comentarios:

  1. PUes no me sonaba de nada. Y viendo cómo te ha sorprendido esta novela y los valores que resaltas, si me la encuentro en mi camino, no voy a dudar en leerla.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Me alegra mucho haberte abierto una nueva opción de lectura, y espero que si la encuentras la disfrutes y no decaigas con las primeras páginas. Un beso grande :)

      Eliminar
  2. hola!! somos de la asociacion seamos seguidores!! ya te seguimos^^
    __cuchus__

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muchas gracias por seguirme. Un beso grande :)

      Eliminar